#familia, #naturaleza, #viajes, Actividades con niños, Fines de semana, Rutas senderismo con niños

Cómo ascender hasta el #Veleta con #Niños #SierraNevada

¿Sabes cuál es la cuarta cumbre más alta de España? ¿Cuál es la tercera más alta de la península? ¿Y la segunda de Sierra Nevada? ¿Dónde apareció la Virgen de Las Nieves? ¿Sabes donde existe hielo fósil? … todas estas preguntas tienen la misma respuesta, el Veleta, que con sus 3.398 metros de altitud es la segunda cima más importante de Sierra Nevada tras el Mulhácen. En la época estival, cuando se funde el hielo y aparecen las sendas y caminos, esta cima está más cerca que nunca; además sí se toman las medidas oportunas, es accesible para niños.

Recordando la frase de Kurt Diemberger “Las montañas se suben dos veces. Una con el piolet y otra con la pluma”, en esta ocasión la subiéremos primero en telecabina, telesilla y a pie; y, después con el teclado.

Desde que nació nuestra pequeña exploradora no hemos subido a cimas importantes, teníamos muchas ganas de volver a tener una aventura de las que tanto nos gustan, y sobre todo de compartirla con ella. Decidir la época del año en el que intentar este reto fue sencillo, verano, pues hay que llevar menos ropa y para ella sería más fácil andar sobre terreno natural sin nieve. En cuanto a la cima, conociendo un poquito Sierra Nevada y sabiendo nuestras limitaciones, entendimos que el pico más factible era el Veleta, así que… aquí comienza la aventura!!!

¿Cómo planificar una subida al Veleta? Cuestiones a tener en cuenta

Una de las cuestiones más importantes para emprender esta aventura es la altitud y sus posibles consecuencias, sobre todo en función de la altitud en la que nos solamos mover, en nuestro caso a nivel del mar. Por ello y, teniendo en cuenta que nuestra pequeña a la mayor altura que ha estado ha sido a 2.500 metros en el Puerto de la Ragua (Almería) decidimos emprender este reto en varias etapas: un finde a la Estación de Esquí de Pradollano en Sierra Nevada y así nos vamos adaptando poco a poco a la altura.

En el verano, hay ofertas muy interesantes en los establecimientos hoteleros de la Estación de Esquí, por un precio razonable puedes encontrar una buena opción de alojamiento y media pensión. En nuestro caso elegimos el GHM Monachil, un hotel bien situado, con aparcamiento propio, buena comida y un personal estupendo. Muy recomendable.

En cuanto al material, en la maleta hay que meter muchas cosas: ropa de verano, ropa de abrigo (estaremos por encima de los 2.000 metros, el tiempo es muy cambiante), calzado de agarre, pantalón de trekking largo para todos, cortavientos o chaqueta con capucha incorporada, gorra, gafas de sol, crema protectora y mochila pequeña para el agua, la comida, el botiquín, el móvil (si también lo vais a usar como cámara, incluid una batería externa) y/o la cámara de fotos. En la mochila pequeña también hay que llevar una bolsa de basura, recordad que en la montaña lo único que tenemos que dejar son las huellas de nuestro calzado.

En último lugar, y quizás más importante que cualquier de las anteriores cuestiones, la condición física de cada persona. En verano, cuando planteamos hacer este sendero, una persona que esté habituada a andar y realice la actividad con cabeza y con ciertas medidas de seguridad, y siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan, podrá acceder a una de las cimas más bellas de este espacio natural. Y si la cima se pone más empinada de lo normal o las condiciones meteorológicas no nos dejan continuar, no pasa nada, en el entorno de la Estación de Esquí hay senderos para disfrutar de la fusión de la nieve, siendo el más accesible para niños y familias el de la Laguna de Las Yeguas.

mapa senderos
Rutas fusión de la nieve en Sierra Nevada.

¿Cómo acceder al Veleta?

Hasta 1989 año en el que el Parlamento de Andalucía declaró Sierra Nevada como Parque Natural, se podía acceder al Veleta a través de la carretera más alta de Europa que unía Granada con Capileria. Confieso que yo he sido una de los privilegiados que he transitado esta carretera, es uno de los recuerdos más bellos que guardo de mi infancia, en nuestro caso hicimos el trayecto desde Capileira hasta Granada con parada incluida en la Laguna de la Caldera (a los pies del Mulhacén) para un baño. Pero con la edad y conociendo un poco este espacio natural, me alegro de que no exista esta opción, pues entiendo que si hoy día esta vía siguiera activa, muchos de los lugares y endemismos de Sierra Nevada no existirían.

Aún así tenemos tres opciones para acceder al Veleta, todas incluyen caminar, pero diferentes distancias: la primera opción, sería llegar hasta la cima andando desde la Hoya de la Mora, esta es la que requiere la mejor condición física; la segunda sería usar el Servicio de Interpretación de Altas Cumbres-Vertiente Norte, microbús que nos llevará desde la Hoya de La Mora hasta las Posiciones del Veleta, y desde ahí un paseo hasta la cima; y la tercera, usando los telecabinas y el telesilla de la Estación de Esquí junto con nuestros pasos. Nosotros elegimos la última opción, más dinámica y aventurera y quizás más llamativa para los niños.

IMG_3374
Parada del Servicio de Interpretación de Altas Cumbres – Vertiente Norte, con el Veleta al fondo. Sierra Nevada.

Planning del fin de semana en Sierra Nevada

Viernes tarde. Rumbo a Sierra Nevada, llegamos directamente al hotel y después vamos a la Hoya de la Mora con la intención de disfrutar del primer regalo de la naturaleza: un atardecer en el altar de la Virgen de las Nieves, la patrona de Sierra Nevada.

IMG_3291
Altar de la Virgen de las Nieves, patrona de Sierra Nevada, con el Veleta de fondo y los Tajos de la Virgen a la derecha.

Para llegar a este lugar hay que dejar el coche en la Hoya de la Mora, zona alta de la Estación de Esquí a la que se accede mediante la carretera que llega desde Granada siguiendo las indicaciones, y ascender por un sendero de menos de un kilómetro, aunque sea corto, con calzado de agarre. Este pequeño esfuerzo será recompensado por la vistas y por el misticismo del lugar, sobre todo si conoces la leyenda de la Virgen de las Nieves ¿Qué no la conoces? No pasa nada, la resumo un poquito: “el 5 de agosto de 1717, el sacerdote Martín de Mérida junto con su asistente, Martín Soto, iban caminando rumbo hacia Granada cuando en el Collado del Veleta les sorprendió una tormenta de nieve. Ante tal situación lo único que pudieron hacer fue rezar, tras lo que se les apareció la Virgen María con su hijo en brazos, calmó la situación y les indicó el camino para continuar, salvándoles así la vida”. A partir de ese momento el lugar donde apareció la Virgen, paso a llamarse los Tajos de la Virgen (incluso hay una roca que parece una Virgen) y se convirtió en la Virgen de las Nieves, la patrona de Sierra Nevada.

Como homenaje a este acontecimiento, se construyeron tres ermitas que por un motivo u otro fueron destruidas o reutilizadas para otros menesteres. En 1968 se decidió construir el altar actual, que desde ese momento permanece inalterable, quizás sea porque ahí es donde verdaderamente quería estar la Virgen, cuidando el Veleta y su paso (mirad la foto que he incluido). Además para recordar este hecho, todos los años entorno al 5 de agosto se celebran las Fiestas de la Virgen de las Nieves, que incluyen una romería y una misa en Los Tajos de la Virgen; siendo además la única vez al año que se permite circular con vehículos por la parte de la carretera más alta de Europa que aún es transitable. Si queréis conocer el programa de las fiestas de este año, que son este fin de semana, pinchad aquí.

Además de todo lo que puede evocar este lugar, las vistas son únicas y más al atardecer…

IMG_3283
Veleta, Tajos de la Virgen, Estación de Borreguiles y Observatorio
IMG_3295
Observatorio…y al fondo, tras la bruma, Sierra Cazorla, Segura y Las Villas
IMG_3305
Hoya de la Mora al atardecer
IMG_3287
Atardecer sobre la Estación de Esquí de Sierra Nevada desde la Hoya de la Mora

Sábado. Tras un buen desayuno, nos dirigimos a las taquillas de la Estación de Esquí, con la intención de adquirir el tiquet que nos dará vía libre a nuestro reto: los remontes (están abiertos hasta el 2 de septiembre), con ellos salvaremos la distancia que hay entre Pradollano y el Veleta; gracias al telecabina de Borreguiles pasamos de 2.149 metros a 2.683 metros, y con el telesilla Veleta, de 2.678 metros hasta 3.027 metros, sólo nos quedarían 371 metros para el Veleta.

Los menores de 5 años sólo pagan 5 euros correspondientes al seguro del día y los mayores depende de si elegís sólo el remonte o combinado con la comida. Nosotros elegimos esta última opción y por 18,50 euros /adulto, teníamos remonte y buffet libre en el Restaurante La Bodega, justo al lado de donde se coge el Telecabina de Borreguiles (hay mucha variedad de comida y muy rica, recomendable).

Un niño no entiende que es un telecabina ni un telesilla, quizás sea más fácil y motivador decirles que van de aventura en una casita y en una silla voladora, claro está depende de la edad del niño.

Primera fase de la aproximación, superada con éxito. El telecabina no defrauda a nadie, las vistas son únicas y la luz hace que todo parezca más vivo si cabe. Este año ha sido un año de nieves, y aún quedan en Sierra Nevada, donde menos te lo esperas hay un nevero esperándote. En Borreguiles había muchas personas pequeñas y mayores, el hecho de subir en telecabina y jugar con la nieve, ya es suficiente, cada uno decide hasta donde llega.

En nuestro caso, decidimos continuar, nuestro objetivo estaba un poquito más arriba, eso sí, ya toca ponerse el cortavientos con capucha, he remarcado con capucha, porque en el telesilla con el viento, la gorra saldría volando.

Ver como la vida avanza bajo tus pies mientras sigues ascendiendo es alucinante, merece la pena subir en el telesilla para tener esa sensación. Aunque no os lo recomiendo cuando haga viento, nosotros tuvimos un poco y lo notamos bastante.

Cuando finaliza el trayecto, a 3.027 metros, toca prepararse para un paseo de una hora y media aproximadamente hasta la cima. Se hace por la carretera más alta de Europa, hasta un desvío donde tienes que atacar la cima. En el momento que accedimos a la carretera, nos dimos cuenta de que la aventura estaba en peligro, había rachas de viento que hacían que la gravilla suelta te diera por todos sitios (aquí el motivo por el que os decía que hay que llevar gafas de sol en la mochila, para proteger los ojos en esta situación), situación que era desagradable para nosotros y muy desagradable para la pequeña exploradora.

Preguntamos a una familia que volvía, como estaba la cima, nos dijeron que ahí el viento era mucho más fuerte. En ese momento, ya sabes que vas a decidir, subir un poco y dejar la cima para otro día, la montaña no se va a mover de ahí, e intentar ascender en esas condiciones simplemente te harán tener un recuerdo no muy agradable de la aventura (ahora entendéis por qué la foto de portada no es en la cima, las aventuras no tienen porque acaba en lo más alto sino ser eso, una aventura hagas lo que hagas).

Llegamos hasta las posiciones del Veleta, desde donde se tienen unas vistas únicas de los colosos de Sierra Nevada (Mulhacén y Alcazaba), la cara norte del Veleta y el barranco que se abre paso desde su corral (Tajos del Campanario). Por cierto, sabéis que en el Corral del veleta, bajo un manto de rocas aún queda hielo fosilizado del que fue el glaciar más al sur de Europa.

Otra curiosidad de la cara norte del Veleta: la existencia de un agujero, de lo que iba a ser el comienzo de un túnel que uniría esta zona con Las Alpujarras. Cuanta imaginación tenemos, menos mal que estas ideas que tenemos los humanos, no suelen tener éxito. Actualmente se usa como refugio cuando hace falta.

Volviendo a nuestra aventura, el Veleta nos tendrá que esperar hasta el año que viene, pero tenemos un montón de opciones por hacer. En nuestro caso elegimos volver hasta el telesilla Veleta y desde ahí llegar hasta la Laguna de las Yeguas o de Dílar, la laguna de mayor capacidad de todo el espacio natural, que abastece agua a la Estación de Esquí junto con las lagunas artificiales que hay en Borreguiles. No fuimos los únicos en tomar esa decisión, el camino estaba lleno de niños y mayores y mucha nieve.

Avistar desde el collado la Laguna de las Yeguas con los Tajos de la Virgen de fondo es la mejor recompensa, sobre todo teniendo en cuenta la penilla que nos había dado tener que aborta la ascensión al Veleta.

Desde la Laguna de Las Yeguas se accede por un sendero a los Lagunillos de la Virgen y de ahí hasta el Refugio Elorrieta (otro lugar con una gran historia detrás), entre otros destinos, es una zona preciosa llena de agua y que seguro os gustaría, pero que tiene un poquito más de dificultad.

IMG_3455

Llegar hasta aquí es suficiente para ver y sentir este lugar. Además volver desde aquí hasta Borreguiles te da unas vistas únicas del Veleta, Los Tajos de la Virgen y todo el entorno muy especiales. La vuelta es muy sencilla, es más muchas personas usan el telecabina hasta Borreguiles para llegar únicamente hasta aquí.

IMG_3456IMG_3457IMG_3459

Y aún nos queda alguna sorpresa más, ya que para llegar hasta Borreguiles hay que pasar por la Pista del Mar, la pista familiar de la Estación de Esquí. Te encuentras un pulpo y un tiburón, y algún que otro animalito más, y a Max esperándote en el telecabina.

Se acerca el fin de la aventura, con un paseo en la casita voladora, de vuelta a Pradollano y a comer, recompensa muy merecida.

Sábado tarde y domingo mañana. El resto del fin de semana lo dedicamos a descansar y a recorrer Pradollano. No había mucha gente, lo que nos permitió disfrutar más de todo. Nos quedaron cosas por hacer: un baño en la piscina y subirnos al trineo ruso del Mirlo Blanco, pero como el año que viene tenemos que volver, tenemos una deuda con el Veleta, lo haremos.

 

Sierra Nevada es un parque de atracciones natural para todos, donde podemos hacer  actividades de todo tipo, sólo hay que buscar la que más nos guste y disfrutarla al máximo, eso sí, cuidando y respetando el entorno. Espero que al compartir esta aventura os animéis a visitarla y a descubrir sus tesoros naturales y las historias y leyendas que hay en torno a ellos. Quien sabe, quizás nos encontremos en alguno de esos lugares.

Por cierto, habéis visto en alguna de las fotos la piedra que parece una virgen? 🙂

@cabraluz

#NoOlvidesTuCantimplora que la vida es una #Aventura

 

Más aventuras en el ESPACIO NATURAL SIERRA NEVADA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s