#naturaleza, Actividades con niños, Fines de semana

Recoger aceitunas es cosa de niños.

Si hay algo que tengo claro que quiero transmitir a mis hijos es que sepan apreciar el valor de las cosas. Y para ello es fundamental enseñarles de donde provienen los productos que consumimos en nuestro día a día, os sonará el típico comentario: mi niño dice que los huevos vienen del cartón que se compra en el supermercado, o la leche sale del tetrabrick, etc.. Pues bien,  teniendo en cuenta que servidora es de pueblo y que mis padres son agricultores, quiero que vivan experiencias que les ayuden a forjar una cultura rural (como yo la llamo) y puedan explicarles a sus amigos, que el aceite se extrae de la aceituna, que las gallinas ponen los huevos y que las patatas no salen de un árbol.

Para ellos es toda una aventura y cada vez que vamos al pueblo hay que visitar las cabras y las ovejas de nuestro queridísimo amigo José Antonio, ver el burro enfadado y saludar a los conejos y las gallinas de la Tita Ica, ¿Qué tendrán los animales que tanto les gustan?

IMG_0976

Hace poco estuvimos recogiendo aceitunas en la finca de los abuelos y no pudieron pasárselo mejor, para empezar el día lo más emocionante es preparar la merienda, y no hay nada más apetecible tras una mañana de trabajo que una rica tortilla de patatas acompañada por una ensalada, aunque lo más típico y que no puede faltar en la cesta de la merienda de un buen aceitunero, es un trozo de tocino y una tableta de chocolate. Lo primero no les hizo mucha gracia, pero con el chocolate ya es otra historia.

El segundo momento estrella del día fue subirse al tractor del abuelo, que ni las atracciones de feria tienen tanta expectación, eso sí al abuelo le toca dotarse de altas dosis de paciencia para poder complacerlos a todos.

El estar al aire libre les abre la imaginación y las posibilidades de juego son enormes, ¿Habrá mejores juguetes que una piedra o la rama de un árbol?, además de los propios aperos del campo, como la espuerta, que en mas de una ocasión ha hecho las veces de columpio, los sacos o los garabatos. Como podréis suponer, ayudar no es que ayuden mucho, más bien una persona tiene que estar pendiente de ellos todo el día, pero creo que es una actividad que les aporta tantísimo que al final compensa.

img_1113.jpg

Está claro que no todo el mundo tiene la posibilidad de vivir estas experiencias, aunque  hay una buena oferta de granjas escuela en la provincia,  el valor que les aporta el vivirlo como algo propio que forma parte de la familia es insuperable.

@rmoratalla

#NoOlvidesTuCantimplora que la vida es una #Aventura

¿Qué hacer con niños en Almería?

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s