La Alhambra de Granada con #niños

España es uno de los países más ricos en patrimonio cultural del mundo, tenemos la suerte de vivir en un país con muchos siglos de historia y donde podemos aprovechar ese legado patrimonial para enseñarles a nuestros hijos como vivían nuestros antepasados y cómo se ha ido forjando nuestra cultura.

A menos de dos horas en coche desde casa, tenemos el segundo monumento más visitado de España (tras la Sagrada Familia) y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1984: La Alhambra de Granada.

Resultado de imagen de La alhambra para niños

De primeras puede parecer que a los niños no les va a interesar visitar un monumento y que puede resultarle aburrido, pero no hay nada como la motivación. Un par de semanas antes compré un libro de la Alhambra para niños y cada día íbamos leyendo un poco para ir conociendo detalles sobre la vida en este maravilloso lugar hace cientos de años. Hay varios libros sobre la Alhambra para niños, yo al final me decanté por este porque me parecía bastante sencillo de entender, y además trae pegatinas.

 

Antes de realizar la visitar la Alhambra es casi obligatorio asomarse al Mirador de San Nicolás para poder disfrutar de una de las panorámicas más bonitas que se pueden tener de este monumento. Casi todo el mundo va a este espacio al atardecer,  ya que los colores de los muros de la Alhambra cuando va descendiendo el sol son espectaculares, de ahí que se le conozca como “La Colina Roja”. El mirador de San Nicolás se encuentra en el Albaicín, justo en el otro extremo de la Alhambra, se puede acceder a pie directamente desde la Calle Elvira (con los niños tened en cuenta que hay bastante pendiente) o también hay unos autobuses que conectan este mítico barrio granadino directamente con la Alhambra.

Lo primero que tenemos que hacer antes de visitar la Alhambra es comprar las entradas, puede parecer algo obvio, pero los fines de semana tienen mucha demanda por tanto hay que comprarlas con antelación. En este momento hay que seleccionar la hora a la que se quiere visitar el reciento de los Palacios Nazaries, donde el acceso está restringido. Si hay algún imprevisto, te devuelven el precio de la entrada hasta 5 días antes de la visita, pero tened en cuenta que son nominativas y no se puede cambiar el nombre de la persona que la ha comprado inicialmente. Las entradas pueden ser diurnas o nocturnas, y también se puede visitar todo el recinto o solo el Generalife. Nosotros compramos las entradas a todo el conjunto de día.

Para acceder a la Alhambra se puede hacer de varias formas:

  • A pie desde desde Cuesta Gomérez (desde Plaza Nueva), Cuesta del Realejo (desde Plaza del Realejo) o Cuesta de los Chinos (desde el Paseo de los Tristes)
  • En bus utilizando las líneas C3 y C4 desde el centro de la ciudad.
  • En coche, desde la circunvalación de Granada en dirección a Sierra Nevada. Hay varios parkings que te dejan al lado del acceso principal a la Alhambra.

Algunos consejos previos antes de la visita:

  • Llevar algo de picoteo para los niños, que solo se podrá sacar en los lugares habilitados para ello (pabellón de acceso y justo en la puerta de acceso a la Alcazaba).
  • Sólo hay tres baños en todo el recinto (en el pabellón de acceso, en el Generalife y en la puerta de la Alcazaba).
  • Es interesante mencionar que no se puede entrar a los Palacios Nazaríes ni al Generalife con carritos de Bebé. Pero no os preocupéis porque allí mismo os podrán prestar una mochila portabebés.

Dicho todo esto, empecemos con la visita.

Aunque todos decimos que vamos a visitar la Alhambra, realmente se trata del Conjunto Monumental de la Alhambra y el Generalife, conformado por una serie de recintos: El Generalife, El Partal, Los Palacios Nazaríes y la Alcazaba.

Plano

Nosotros dejamos el coche en el Parking y como la visita a los Palacios Nazaríes la teníamos a las 13:00 decidimos empezar por los Jardines del Generalife. Este espacio está fuera de las murallas de la Alhambra y era una finca de recreo de los sultanes que también se utilizada como explotación agrícola. Esta zona fue la que más disfrutaron los peques, paseando por los jardines y pasando de arco en arco. Las vistas de la Alhambra desde esta zona son preciosas. Este espacio fue lo que más tiempo nos llevó porque iban parándose en cada rincón, pero si queremos disfrutar de la visita lo importante es adaptarnos a su ritmo.

Tras la visita al Generalife nos dirigimos hacia la Alhambra, con un agradable paseo entre jardínes, donde nos saludó una simpática ardilla ;-

Aprovechamos para hacer un descansillo en el área habilitada para ir al baño y poder comer justo en la puerta de la Alcazaba.

Tras el descanso y como aún faltaba media hora para nuestra visita a los Palacios Nazaríes entramos en el Palacio de Carlos V. Este edificio fue construido por el Emperador Carlos V en año 1526 con la intención de establecer su residencia en la Alhambra. El acceso es gratuito y en su interior podemos encontrarnos el Museo de la Alhambra y el Museo de Bella Artes de Granada. En la puerta del museo hay una pantalla con juegos interactivos, donde los niños estuvieron un largo rato demostrando sus habilidades y destrezas visuales (no había manera de moverlos de allí).

Cuando llegó la hora de la visita nos dirigimos a la cola de Acceso a los Palacios Nazaríes, cada uno de los palacios que lo conforman se identifican con el Sultán que los mandó a construir. Esta espacio es el más espectacular arquitectónicamente hablando, cada mosaico y cada artesonado son una obra de arte en sí mismos. En esta zona hay que ser especialmente respetuosos, puesto que hay mucha gente y el espacio es muy sensible, por lo que los niños tendrán que ir de la mano y no tocar nada. Cada uno de los patios tiene una belleza singular pero sin duda lo que más esperaban los niños era el Patio de los Leones. Gracias a Tadeo Jones 2 este lugar es bien conocido por los niños, que su interés estaba en poder tocar los leones y que se abriese el pasadizo para poder ir a las catacumbas. ¡Casi nada!

Cuando acabamos la visita a los Palacios Nazaríes empezó a llover y los niños ya estaban un poco cansados, así que la visita a la Alcazaba la dejamos pendiente para la próxima excursión a la Alhambra.

Los niños disfrutaron muchísimo con la visita y ya están preguntando que cuando volvemos de nuevo a la Alhambra. Os animamos a que llevéis a vuestros hijos a los monumentos, a los museos, etc. Aunque pensemos que se van a aburrir sólo hay que mostrarles las cosas desde otra perspectiva, de esta manera se motivarán, lo disfrutarán y nosotros estaremos inculcándoles el valor de la cultura y del patrimonio.

@rmoratalla

#NoOlvidesTuCantimplora que la vida es una #Aventura

2 comentarios

Responder a Una Chica del montón Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s